Inteligencia humana y artificial

Inteligencia humana y artificial

Diferencia entre inteligencia humana e inteligencia artificial en forma de tabla

La inteligencia artificial (IA) es un término utilizado para describir la «inteligencia» demostrada por las máquinas. Los programas de IA pueden imitar o simular comportamientos cognitivos o rasgos asociados a la inteligencia humana, como el razonamiento, la resolución de problemas y el aprendizaje.

Dependiendo de cómo y si la utilizamos, el futuro de las empresas y de la mano de obra humana puede verse potencialmente transformado y perturbado por la IA a medida que evoluciona rápidamente, permitiendo a los robots y a las máquinas realizar las tareas que hacen los humanos. Desde la automatización de tareas mundanas y repetitivas hasta la toma de decisiones complejas, las oportunidades que ofrece la IA pueden llevarnos en una gran variedad de direcciones. A medida que sigamos desbloqueando el potencial de la IA, estaremos cambiando la forma en que el mundo funciona fundamentalmente y para siempre.

Este avance tecnológico emergente plantea la siguiente pregunta: ¿qué queda (o quedará) por hacer a los humanos? Si los robots y las máquinas pueden hacer nuestros trabajos en el futuro, de la misma manera que los hacemos nosotros o incluso mejor, ¿dónde encajan los humanos en la ecuación?

Teniendo en cuenta el estado actual de la capacidad (o las limitaciones) de la IA y la velocidad de su desarrollo, la potencia de cálculo y los recursos asociados, es fundamental considerar las posibles implicaciones y oportunidades de la IA, así como configurar activamente el desarrollo y la aplicación de estas tecnologías de forma que sirvan mejor a la humanidad en lugar de afectarla negativamente.

Inteligencia artificial general

La inteligencia artificial está transformando todos los sectores de la economía, pero no hay razón para temer que los robots sustituyan a todos los empleados humanos. De hecho, las empresas que automatizan sus operaciones principalmente para reducir sus plantillas sólo verán ganancias de productividad a corto plazo, dicen los autores. Su investigación, en la que participaron 1.500 empresas de diversos sectores, muestra que las mayores mejoras de rendimiento se producen cuando los humanos y las máquinas inteligentes trabajan juntos, potenciando los puntos fuertes de cada uno.

Las personas deben entrenar a los agentes de IA, explicar sus resultados y asegurarse de que se utilizan de forma responsable. Los agentes de IA, a su vez, pueden ayudar a las personas a recopilar información, procesar datos, prestar servicios rutinarios a los clientes y realizar trabajos físicos, liberándolas así de tareas de mayor nivel que requieren liderazgo, pensamiento creativo, juicio y otras habilidades humanas.

Para sacar el máximo partido a la IA, las empresas deben rediseñar sus procesos empresariales. Después de decidir lo que necesitan mejorar -su flexibilidad operativa, velocidad o escalabilidad; su toma de decisiones; o su capacidad para personalizar productos y servicios- pueden idear soluciones adecuadas. Esto significará no sólo implementar la tecnología de IA, sino también desarrollar empleados que puedan trabajar eficazmente en la interfaz hombre-máquina.

Aprendizaje profundo

La Inteligencia Artificial ha recorrido un largo camino, pasando de ser un componente de la ciencia ficción a la realidad. Hoy en día, tenemos una gran cantidad de máquinas inteligentes como coches autoconducidos, asistentes virtuales inteligentes, chatbots y robots quirúrgicos, por nombrar algunos. Desde que la IA se ha convertido en una tecnología de uso generalizado en la industria actual y en parte de la vida cotidiana del hombre común, ha suscitado un debate: Inteligencia Artificial frente a Inteligencia Humana.

Quizá el mayor temor sea que la IA «sustituya» a los humanos y los supere en pocos años. Sin embargo, no es del todo cierto. Aunque la IA está muy avanzada -ahora que las máquinas pueden aprender de la experiencia y tomar decisiones inteligentes- la IA no puede funcionar de forma óptima sin apoyarse en atributos innatamente humanos como la intuición humana.

La Inteligencia Artificial es una rama de la Ciencia de los Datos que se centra en la construcción de máquinas inteligentes capaces de realizar una amplia gama de tareas que normalmente requieren inteligencia y cognición humanas. Estas máquinas inteligentes están impregnadas de aprendizaje a partir de la experiencia y los datos históricos, analizando el entorno que las rodea y realizando las acciones adecuadas.

La inteligencia humana frente a la inteligencia artificial ppt

Algunos relatos populares utilizan el término «inteligencia artificial» para describir las máquinas que imitan las funciones «cognitivas» que los humanos asocian con la mente humana, como el «aprendizaje» y la «resolución de problemas», sin embargo, esta definición es rechazada por los principales investigadores de la IA[b].

A medida que las máquinas son cada vez más capaces, las tareas que se consideran que requieren «inteligencia» se eliminan a menudo de la definición de IA, un fenómeno conocido como efecto IA[3]. Por ejemplo, el reconocimiento óptico de caracteres se excluye con frecuencia de las cosas que se consideran IA,[4] al haberse convertido en una tecnología rutinaria[5].

La inteligencia artificial se fundó como disciplina académica en 1956, y en los años posteriores ha experimentado varias oleadas de optimismo,[6][7] seguidas de decepción y pérdida de financiación (lo que se conoce como «invierno de la IA»),[8][9] seguidas de nuevos enfoques, éxito y financiación renovada.[7][10] La investigación en IA ha probado y descartado muchos enfoques diferentes desde su fundación, incluyendo la simulación del cerebro, la modelización de la resolución de problemas humanos, la lógica formal, las grandes bases de datos de conocimiento y la imitación del comportamiento animal. En las primeras décadas del siglo XXI, el aprendizaje automático estadístico altamente matemático ha dominado el campo, y esta técnica ha demostrado

Usamos cookies para asegurar que le damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúa usando este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello. Nuestros socios (incluye a Google) podrán compartir, almacenar y gestionar sus datos para ofrecerle anuncios personalizados    Más información
Privacidad