Uso de la inteligencia artificial

Uso de la inteligencia artificial

tipos de inteligencia artificial

La inteligencia artificial, la inteligencia que exhiben las máquinas, se ha utilizado para desarrollar miles de aplicaciones para resolver problemas específicos en la industria y el mundo académico. Es una parte esencial de los productos más lucrativos del comercio electrónico.
Un sistema de recomendación es una subclase de sistema de filtrado de información que trata de predecir la «calificación» o «preferencia» que un usuario daría a un artículo[2][3] Los sistemas de recomendación se utilizan en una gran variedad de áreas, con ejemplos comúnmente reconocidos que adoptan la forma de generadores de listas de reproducción para servicios de vídeo y música, recomendadores de productos para tiendas online, o recomendadores de contenidos para plataformas de medios sociales y recomendadores de contenidos web abiertos[4][5]. [4] [5] Uno de los enfoques utilizados por los sistemas de recomendación es el filtrado colaborativo, como el algoritmo de filtrado colaborativo artículo a artículo (las personas que compran x también compran y), popularizado por Amazon.com[6].
La IA se utiliza para dirigir los anuncios a las personas que tienen más probabilidades de hacer clic en ellos. También se utiliza para animar a la gente a permanecer «comprometida» en un sitio web seleccionando el contenido en el que es más probable que los usuarios hagan clic. Puede predecir o generalizar el comportamiento de los clientes a partir de sus huellas digitales para dirigirse a ellos con promociones personalizadas o construir personas de clientes automáticamente[7].

aplicaciones de la inteligencia artificial pdf

La inteligencia artificial (IA) hace posible que las máquinas aprendan de la experiencia, se ajusten a nuevas entradas y realicen tareas similares a las humanas. La mayoría de los ejemplos de IA de los que se tiene noticia hoy en día -desde ordenadores que juegan al ajedrez hasta coches que se conducen solos- se basan en gran medida en el aprendizaje profundo y el procesamiento del lenguaje natural. Gracias a estas tecnologías, se puede entrenar a los ordenadores para que realicen tareas específicas procesando grandes cantidades de datos y reconociendo patrones en ellos.
Las primeras investigaciones sobre IA en la década de 1950 exploraron temas como la resolución de problemas y los métodos simbólicos. En los años 60, el Departamento de Defensa de EE.UU. se interesó por este tipo de trabajo y comenzó a entrenar a los ordenadores para que imitaran el razonamiento humano básico. Por ejemplo, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) llevó a cabo proyectos de cartografía de calles en la década de 1970. Y DARPA produjo asistentes personales inteligentes en 2003, mucho antes de que Siri, Alexa o Cortana fueran nombres conocidos.
Estos primeros trabajos allanaron el camino para la automatización y el razonamiento formal que vemos hoy en día en los ordenadores, incluidos los sistemas de apoyo a la toma de decisiones y los sistemas de búsqueda inteligente que pueden diseñarse para complementar y aumentar las capacidades humanas.

computación de borde

La inteligencia artificial (IA) es una herramienta de gran alcance que permite replantear la forma en que integramos la información, analizamos los datos y utilizamos los conocimientos resultantes para mejorar la toma de decisiones, y ya está transformando todos los ámbitos de la vida. En este informe, Darrell West y John Allen analizan la aplicación de la IA en diversos sectores, abordan los problemas de su desarrollo y ofrecen recomendaciones para sacar el máximo partido de la IA sin dejar de proteger importantes valores humanos.
La mayoría de la gente no está muy familiarizada con el concepto de inteligencia artificial (IA). A modo de ejemplo, cuando en 2017 se preguntó a 1500 líderes empresariales de alto nivel en Estados Unidos sobre la IA, solo el 17% dijo estar familiarizado con ella.1 Varios de ellos no estaban seguros de lo que era o de cómo afectaría a sus empresas en particular. Comprendían que existía un potencial considerable para alterar los procesos empresariales, pero no tenían claro cómo podría desplegarse la IA en sus propias organizaciones.
A pesar de su desconocimiento generalizado, la IA es una tecnología que está transformando todos los ámbitos de la vida. Es una herramienta de gran alcance que permite a las personas replantearse la forma en que integramos la información, analizamos los datos y utilizamos los conocimientos resultantes para mejorar la toma de decisiones. Con esta exhaustiva visión de conjunto esperamos explicar la IA a un público formado por responsables políticos, líderes de opinión y observadores interesados, y demostrar cómo la IA ya está alterando el mundo y planteando importantes cuestiones para la sociedad, la economía y la gobernanza.

uso de la inteligencia artificial en la ciencia

La inteligencia artificial, la inteligencia que exhiben las máquinas, se ha utilizado para desarrollar miles de aplicaciones para resolver problemas específicos en la industria y el mundo académico. Es una parte esencial de los productos más lucrativos del comercio electrónico.
Un sistema de recomendación es una subclase de sistema de filtrado de información que trata de predecir la «calificación» o «preferencia» que un usuario daría a un artículo[2][3] Los sistemas de recomendación se utilizan en una gran variedad de áreas, con ejemplos comúnmente reconocidos que adoptan la forma de generadores de listas de reproducción para servicios de vídeo y música, recomendadores de productos para tiendas online, o recomendadores de contenidos para plataformas de medios sociales y recomendadores de contenidos web abiertos[4][5]. [4] [5] Uno de los enfoques utilizados por los sistemas de recomendación es el filtrado colaborativo, como el algoritmo de filtrado colaborativo artículo a artículo (las personas que compran x también compran y), popularizado por Amazon.com[6].
La IA se utiliza para dirigir los anuncios a las personas que tienen más probabilidades de hacer clic en ellos. También se utiliza para animar a la gente a permanecer «comprometida» en un sitio web seleccionando el contenido en el que es más probable que los usuarios hagan clic. Puede predecir o generalizar el comportamiento de los clientes a partir de sus huellas digitales para dirigirse a ellos con promociones personalizadas o construir personas de clientes automáticamente[7].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos